Turismo en Japón

Todo lo que necesitas saber para disfrutar de Japón al máximo

Sobre Japón

Japón: la geografía de la isla

Antes de que Japón atrayera la atención como destino turístico, grandes personajes del pasado se interesaron en ella por diferentes razones. De hecho, nos remontamos hasta el siglo XIII, cuando Marco Polo recorrió la famosa Ruta de la Seda hasta la actual China. Allí oyó por primera vez de la isla de Cipango. Su primera mención la encontramos en su libro El libro de las maravillas, en el que describe Cipango como una isla abundante en oro sin explotar y “un gran palacio todo cubierto de oro fino”, el cual se cree que se refería a Kinkakuji, o el pabellón de Oro. Después de esta exuberante descripción, el aventurero y avaricioso Colón no pudo evitar zarpar a su búsqueda, por lo cual llegó a revelar la existencia de las Americas a la sociedad europea.

Kinkakuji (Pabellón de Oro) en Kioto

La distribución del territorio

Dejando atrás la historia, todo el mundo con cultura general sabe que la isla de Japón forma parte del continente asiático, en concreto al este de Corea y al norte de China y Taiwan. De hecho, Japón no está forma por una sola isla, sino que es un archipiélago de más de seis mil islas, con un total de 377.744 km² de isla y 3.091 km² de agua. Debido a que tiene una forma alargada (y se encuentra al lado de grandes territorios como China y Russia), a primera vista puede parecer un país pequeño, pero en realidad, territorialmente, es más grande que el Reino Unido o Italia.

El archipiélago Japonés está formado por cuatro islas principales. Empezando desde el norte: Hokkaidō, Honshū (la isla principal y la más grande), Shikoku, Kyūshū y Okinawa (ocupado por Estados Unidos hasta 1972). Japón está dividido en 47 prefecturas, o 47 都道府県 (Todōfuken), los kanjis del cual significan 1 distrito metropolitano (都), Tokio; 1 provincia (道), Hokkaido; 2 prefecturas urbanas (府), Osaka y Kioto; y 43 prefecturas rurales (県).

Otra manera de distribuir el territorio de Honshū es por regiones: Tōhoku (noreste), Kantō (Oeste), Chūbu (central), Kinki/Kansai (centro-sud) y Chūgoku (sud).

Al igual que pasa en la mayoría de países, Japón tiene una diversidad cultural dentro de la propia muy amplia. Existen muchos dialectos regionales (alguno tan diferentes que llega a ser prácticamente imposible de entender) y cada territorio tiene su propia historia y gastronomía, hasta los paisajes son únicos. Esta diversidad es uno de los motivos de que nunca se pueda acabar de visitar Japón realmente.

La geografía

Cada isla japonesa tiene su propia cadena montañosa, razón por la que no hay tanto terreno llano para construir grandes poblaciones (el 84% del terreno es montañoso). Hablando más científicamente, la isla en sí es una montaña entera sumergida, de la cual sólo los picos que sobresalen del mar forman el país. Por lo tanto, los 120 millones de habitantes japoneses se concentran sólo en el 25% del territorio, que corresponde a las zonas llanas. Debido al escaso terreno habitable y a la creciente población japonesa, se han ido construyendo islas artificiales, una de ellas el Aeropuerto Internacional de Kansai, en la bahía de Osaka.

Entre todas las montañas japonesas, la más famosa es sin duda el monte Fuji, un volcán inactivo desde 1707. Entrando en el tema de volcanes, Japón tiene mucha actividad volcánica desde sus inicios. De hecho, en Japón existen más de 150 montañas que son volcanes y 60 de ellos están actualmente activos. Esta abundante actividad volcánica está directamente vinculada al gran número de temblores que ocurren en Japón, la mayoría de ellos de pequeña magnitud. Desgraciadamente, se ve que varias veces cada siglo estos terremotos llegan a magnitudes considerablemente grandes y consecuentemente traen consigo tsunamis, como fue el caso del último gran desastre del terremoto y tsunami de Tōhoku en 2011.

Monte Fuji

El clima

Muchas veces me han preguntado sobre las estaciones de Japón, y siempre se sorprenden cuando les digo que existen las cuatro estaciones y van al mismo tiempo que en Europa. En Japón se distinguen claramente verano, primavera, otoño y invierno. Debido a la extensión del país, en las zonas más alejadas de la isla principal las estaciones se sienten un poco diferente: en Hokkaidō suele hacer más frío, por lo que en invierno hay grandes nevadas y los veranos suelen ser más templados, y la zona de Okinawa es más cálida.

El verano japonés está caracterizado por una época de lluvias y mucha calor acompañado de humedad. ¡Si quieres saber más a fondo sobre el verano en Japón, lee nuestro artículo sobre cómo se vive! Durante la primavera japonesa se envuelve en hermosas flores, en concreto con los cerezos en flor, que atraen cada año miles de turistas extranjeros y locales, y durante el otoño se lleva a cabo el Momijigari, para disfrutar de las hojas de momiji que tiñen los árboles de rojo. Durante el invierno en muchas ciudades japonesas la nieve cae y las ciudades se decoran con miles de luces y se celebran grandes festivales de nieve.

Festival de invierno de Sapporo, Hokkaido
Ginkakuji (Pabellón de Plata), Kioto
Árboles de momiji
Flores de cerezos en flor
Summary
Japón: la geografía de la isla
Article Name
Japón: la geografía de la isla
Description
Presentación sobre los conceptos básicos de la geografía de Japón.
Author
Publisher Name
Turismo en Japón
Publisher Logo

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.